Trucos para limpiar objetos de plata

blogbricolage.com

Tanto la joyería como los cubiertos de plata, con el uso, suelen quedar manchados. Existen numerosos trucos para dejarlos como nuevos, con elementos que tenemos en casa, y con muy poco trabajo.

El primer truco incluye el uso de salsa de tomate dulce, o Ketchup. El procedimiento es el siguiente: dejamos la plata sumergida por 15 minutos, en una solución hecha con un litro y medio de agua tibia y un vaso de salsa Ketchup. Enjuagar muy bien con agua y pasarle vaselina líquida. Retirar con una toalla y luego frotar con la tela que usamos normalmente para pulir plata.

Otro truco, muy original, presta atención: frotamos la pieza a limpiar con base de maquillaje, pero lo hacemos detalladamente. Quitar el maquillaje con un trapo, enjuagamos y lavamos con agua y jabón. Una variante de este truco, es sustituir el maquillaje por pasta dental, y proceder de la misma forma. De hecho, la pasta dental es menos agresiva con la plata, que los productos que compramos normalmente para pulirla.

Por último el truco que usaba mi abuela. Una vez que tenemos bien lavada la pieza con agua y jabón y luego de un buen enjuague, la frotamos con una pasta preparada con bicarbonato y agua. Para eso usamos un cepillo dental. Enjuagar muy bien y secar.

Tip para conservar limpios y pulidos los cubiertos de plata: una vez que tenemos la platería bien pulida, antes de guardarla, envolvemos prolijamente cada una de las piezas en papel de aluminio (el que usamos en la cocina). De este modo se conservan mucho más brillantes. Con cada nuevo uso repetimos el procedimiento.

1 0
100 %
Me encanta
0 %
Me entristece
0 %
Me emociona
0 %
Me enoja
0 %
Me sorprende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguiente Artículo

Mantenimiento de una piscina

Por salud, higiene y estética, la piscina tiene que ser bien mantenida durante todo el año, aún cuando no se usa. Pocas cosas pueden afear tanto la imagen de nuestro jardín como una piscina con el agua turbia y las paredes manchadas. Ni hablar ahora que ya están presentes las […]